domingo, 27 de enero de 2008

Tere, que sueña con nosotros

No la conocéis, pero os hablaré de ella. Dice que se nos ha hecho adicta a la fábrica, que necesita entrar cada día. Y a mí me emociona profundamente que así sea, y quiero que estas letras sean una alfombra roja de bienvenida. O una petición formal de que no se vaya nunca.

A Tere tengo que agradecerle varias cosas: su amor incondicional, la lealtad de su amistad, su valentía ante las bofetadas de la vida y la alegría que transmite. Y, sobre todo, los dolores de un parto que dejaron en el mundo a Guti, uno de mis amigos más queridos. Después vendrían otros tres más, uno doble, hasta completar una camada de cinco cachorros que ha sacado adelante como una jabata con el patriarca José Luis siempre al lado.

Tere se asoma de puntillas cada día a la fábrica y sueña con nosotros. No sé cómo la encontró, porque ella misma no lo recuerda. Pero se ha repasado cada entrada de pé a pá, se ha puesto el mono de obrera sin concesiones, tiene mono de sueños, y puede que un día se atreva a escribir una entrada. En cualquier caso, se que está ahí, apuntalando cada resquicio de esta factoría.

Ha sembrado de sonrisas las clases con niños discapacitados y derrocha ternura cuando habla de ellos. Ha llorado lágrimas de sangre hacia adentro, ha soportado en pie los latigazos de la vida y es un ejemplo de dignidad y coraje para esta berrenda que le escribe emocionada recordando ese curriculum de tantos años de querernos. Con la pantalla iluminada por la sonrisa que te dedico.

Algún día te contaré, Tere, quién es quién en esta fábrica que crece ante tu asombro y el mío. Cómo surgió esta fábrica, que era un sueño en sí misma, aunque nunca se cumplió. Cómo sus obreros ayudaron a sostenerla en pie. Cómo el humo de su chimenea nos acaricia en noches cerradas. Cómo hubo un tiempo en que cada mañana había flores recién plantadas en la puerta y en su lugar se alza hoy un árbol superviviente que regamos un poquito todos cada mañana.

Y conocerás al chico que le pone nombre a los días, al inmoderado que dibuja alegrías en mi mapa, el arte de mi Cái en clave de verso, los versos de Concha, la preciosa mirada que Víctor, Pascual y Javier extienden sobre las cosas. Y tocarás el techo de Zamora de la mano de Juan Carlos, y comeremos manzanas con Mara, y regresaremos a Italia de la mano de Marta, y flirtearemos con los guapos de Hollywood y los jamones patrios entre las flores de Lola. Quizá llegues a conocer a mi Darío, que anda perdido en Algeciras esperando esa entrada que le debo. Y verás sonreir de nuevo a mi Skunkita, cuya alegría me traje en la mochila en recuerdo de lo mucho que Cádiz me ha dado. Esa Cái que Manolo nos enseña como nadie, día a día, con las madrugadas y las puestas de sol que me arroparon los ojos durante siete años. Ese Cádiz que Miguel deletrea en números como si fuese un guarismo.

Y quizá le pongamos rostro a los obreros que no conocemos o a los que, como tú, se asoman de puntillas y no dicen nada. Y esculpiremos con Fanny y con Joaquín sueños de palabras y materia. Nos perderemos en un cine con Ricardo. Pintaremos de azul las canas del alma de Félix. Caminaremos junto al joven Álvaro, mi sobri postizo, más allá de la sangre, que tanta fuerza me regala día tras día. Delimitaremos Salamora como un Estado sin fronteras donde dejaremos a Alfredo cargar a costal a sus anchas, daremos cristiana sepultura a Luis Santos de Dios y azuzaremos a Iacobus por la vaguería confesa de sus últimas entradas.

Tere, aquí los obreros que sustentan cada palabra. Obreros de esta fábrica: ésta es Tere, que sueña con nosotros.

23 comentarios:

Lola dijo...

Bueno Tere, ante todo un saludo. Espero que te animes, y que te vengas una ratito a la fábrica, que es uno de los mejores momentos del día. Venga Tere.
Recibe un fuerte abrazo. Uy, venga, me voy pitando que hay que hacer una buena hornada de sueños.
Un abrazo, Tere

Lucano dijo...

Mucho gusto, Tere. Y un beso fabril y soñador.

Guarismo dijo...

Tere: has conseguido que Ana rice el rizo de su pluma y nos deleite de nuevo en su fábrica de sueños, que ya es nuestra. No te conozco, pero, no lo dudo, es que te lo mereces. Espero tus sueños...

Ana: cumples tu cometido en tu fábrica que ya es nuestra, como tú dices. Y nos citas, ¡cuánto honor!, a los obreros que cada día abrimos la fábrica a ver qué nuevo sueño nos creas, qué dulce Tere nos presentas, qué piano viejo y querido desaparece del rincón de tu casa, qué comparsa nos cantas, qué médico de almas nos traes, qué soñadores de tu fábrica te visitan, qué templo de ladrillo colorao nos describes, qué sonrisas nos dibujas, qué amigas nos entregas, qué año que dices que no viviste, pero que sí, nos cuentas, qué Cái nos recuerdas con tu deliciosa pluma que parece que nace de nuevo a cada palabra tuya...

Van cincuenta y nueve entradas, cincuenta y nueve, que es número primo (algún día hablaré de los números primos en mi guarismo), cincuenta y nueve sueños..., que los soñadores de tu fábrica hemos disfrutado uno a uno.

¿Qué más decir? Que sean otros cincuenta y nueve sueños en pocos días y miles en el futuro, que tus adictos los necesitamos...

Gracias, Ana.

J. Pascual dijo...

Pues se bienvenida Tere, encantado de conocernos y sigue disfrutando de todo lo que Anita nos cuenta a diario.

Un Besote.

Kinush dijo...

CLAARO QUE SI!!!ante todo Tere un saludo muy cordial. Muchos de los que entramos en esta bella fábrica de Sueños con sus bosques y todo!! pues no nos conocemos en persona pero nuestras almas están conectadas por la ilusión y el amor que pone Berrendita en sus escritos.

un abrazo a las dosss

Félix dijo...

Me uno a todas las bienvenidas, cómo no! Pero quisiera que todas estas palabras de cariño, comenzando por las de Berrendita, se hicieran extensibles a todos aquellos que, fieles en su silencio, visitan cada día esta fábrica para consumir, seguro que ávidamente, su producción. También ellos mantienen esta estructura etérea y participan aunque crean que no lo sabemos.
Para todos ellos, mis palabras más cariñosas.
Cordialmente,
Félix

estrella de mar dijo...

Encantada, Tere...

Berrendita colgaré fotos en mi blog del puertecillo de Gallipoli, del anochecer mirando al mar y del restaurante junto al lungomare.

La Cái italiana está mucho más bonita con sol.

Un abrazo... yo a los exámenes, que no son mi fuerte en italiano

Jause dijo...

Bienvenida Tere, yo también hace poco que descubrí este blog, y en general el mundillo del blog, y ahora me uno ha todo estos lectores, y felicitar por el esfuerzo que consiste en mantener que todos tengamos nuestro sueño casi a diaria y poder disfrutar de aventuras que nos transportan a otras experiencias que vivir. Ojala el sueño no se acabe, ojala que el ruido de despertador, en un alarde de tremenda cobardía, ahogue el grito en silencios, dejando disfrutar de nuestros ensueños.

Iacobus dijo...

Lo primero, saludar a Tere y me uno al deseo de muchos de que sus sueños sean tan placenteros como los que yo, vageando, tengo cada manañana al conocer los sueños de la maestra.
Cada vez son mas los salamoranos, cada vez son mas los obreros de una fábrica que cada dia costruye unos sueños que a muchos nos fortalecen.
Querida Berrendita, pronto muy pronto Iacobus despertará de su letargo, pues como un oso del norte ahora se encuentra invernando, reflexionando mas bien, en que hacer con su vida cibernetica, son muchas las cosas que quiere contar y muy poco el tiempo que tiene para poner en orden todas sus reflexiones y siempre con la misma pregunta ¿Realmente es importante decir las cosas para luego llevarse improperios de "personajes, no es mejor terminar con un "ser cibernetico"?
En fin un abrazo a todos los salamoranos y una fuerte bienvenida a Tere.
Iacobus

berrendita dijo...

Lola: tú sigue horneando sueños, que algún día te la presentaré. Un beso. ;)

Lucano: gracias por salir a recibirla con ese doble beso fabril y soñador. Casi como tú. :)

Guarismo: cada vez que me dejas un post me sacas los colores, sobre todo viniendo de quien viene. Seguiremos sumando sueños juntos, eso fijo. :)

Pascualín: qué bonito está tu blog!!. Aviso: tú a Tere ya la conoces, aunque sólo sea de frikear por las romerías. Un beso. :)


Kinush: claaaro que sí!!!. Valorio te espera, ya lo sabes. :)

Félix: pues claro que sí tambíén. De hecho, también hablo de ellos en la entrada. Están ahí, pero no son los otros. Son parte anónima de la fábrica, pero el humo de sus sueños también asciende por la chimenea. Un beso. :)

Martita: dale duro al italiano y muéstrame esa Cái mediterránea. Seguro que no es tan bonita como la vieja Gades que mira al Atlántico. O seré yo, que no sabré mirarla con los mismos ojos. Un besazo. :)

Jause: veo que has dejado el bastón aparcado. Tremendo olvido el mío al no acordarme de tí entre los obreros de la fábrica. Procuraré subsanarlo. Mientras, sigue escribiendo también. Preciosa tu última entrada. Seguro que sigues reflejado en sus pupilas. Un beso. :)


Iacobus: me encanta verte y espero azuzarte lo suficiente como para poder sacarte de tu letargo. Cuando pienses en cargarte tu parte cibernética, acuérdate de los que disfrutamos leyéndote tan incisivo, tan pasional, tan cabreado con lo mal hecho. Y tira millas, que nuestros sueños van detrás. Un besazo. :)

La Creadora dijo...

Amistad

Sugiéreme un camino
Para caminar en esta tortuosa tierra.
Se mis ojos para velar,
Por mí en la oscuridad.

Espera el momento
En que puedas sonreír,
Apela los nombres
De los que son tus amigos.

Sueña más allá
De los deseos de la gente.
Suelta tus emociones
Y no calles tus palabras.

Sigue este horizonte,
Que he pintado para ti
Y sumérgete en mi mundo
De ilusiones y fantasías.

No dudes de tu integridad
Ni tampoco de tu talento,
Pues tus manos son luz,
Son creación…

Y lo más importante
Son las manos,
De mi mayor regalo…

“Tu Amistad”


oh si hola querida Tere, aunque no nos conozcamos en persona se que estamos todos unidos por ese lazo invisible que es la amistad.

Espero que pronto nos veamos por estos lares de sueños!

Saludos

anatema dijo...

A Tere la veo yo, cualquier día, escribiendo en bilingüe, porque ella fala portugués como los de Lisboa.
Es verdad todo lo que dices de Tere, Ana, todo verdad. Un ser exquisito de una fortaleza de hierro. Así deberiamos ser todos, troncos en apariencia, al estilo de las encinas centenarias y néctar derretido por dentro a la mínima emoción, al mínimo suspiro. Así es Tere y así también eres tú mi niña Ana. De Guti, el niño....ése se merece todo un post, qué digo, un blog entero.

Un beso para tí, fuerte, y me gustaría verte el viernes en Madrid. Sólo tienes que llamar a Carlos.

Beso para Tere también.

Donce dijo...

Una mujer con cinco hijos y encima con ganas, tiempo e ilusión de ayudar a niños que lo necesitan?? eso es para darle la bienvenida aquí y por donde quiera que pase.
Enhorabuena por cargar de sonrisas tu vida y la de otros...

Doncel dijo...

....¡¡UNA FABRICA DE SUEÑOS,!!nada de materia, sólo de sueños.
ME GUSTA.
seguiré visitandote.
Saludos

Doncel dijo...

....¡¡UNA FABRICA DE SUEÑOS,!!nada de materia, sólo de sueños.
ME GUSTA.
seguiré visitandote.
Saludos

Donce dijo...

Jaaaaaaaaa, mira Berren un doncel jaaaaa ay qué risa, y yo que en su día me creí original...
Si es que está "to´inventao"!

Donce dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo Baticón dijo...

Con esta carta de presentación tan chula...cualquiera no se atreve a entrar en la fábrica de los sueños!

Tere, bienvenida a esta fábrica donde soñar es gratis...y no te cortes porque todos te hayamos nombrado!...

berrendita dijo...

Fanny: gracias por tus versos, gracias por tu calor. Un beso.

Anatema: precioso lo que dices. Pero ya quisiera ser yo como Tere en muchas cosas. Y no es falsa modestia, aclaro. Un besazo y espero que me cuentes cómo quemas Madrid con tu energía incendiaria.

Donce: te encantaría conocerla; te lo aseguro. Otro beso. p.d.: a Doncel me lo encontré en la página de Manolo, y lo confundí contigo. Supongo que por eso ha venido a parar aquí. :)

Doncel: bienvenido!! A mí también me encanta tu página. Es como un paseo por las calles de Chiclana, por las tardes de levantera, por la brisa y los pinos. También yo seguiré léyéndote y un día echamos una larga sobre flamenquito. Un beso. :)

Ricardo: así me gusta, que vengáis y que entréis. A fin de cuentas todo esto, sin vosotros, no tendría sentido. Demasiado aburrido y, a veces, demasiado frágil para sostener sueños. Un beso.

Y a todos, que sepáis que Tere os ha leído y que anda emocionada perdida. Ahora sólo falta que se anime a estampar por aquí su huella. ;)

Besos.

Tere dijo...

Querida na y queridos obreros de esta maravillosa fábrica de sueños:
Gracias por la alfombra roja de bienvenida, intentaré pasar por ella de puntillas, despcito y sin hacer ruido porque realmente disfruto mucho desde fuera.
No os conozco pero veo vuestro rendimiento y, claro, así cualquier fábrica "tira para arriba".
He observado que el que llega se queda y comienza a producir sueños con sentimientos hermosos y expresisones bellísimas; además aquí se sueña de noche y de día y nadie have huelga aunque no me extraña porque "la maestra" engancha y ha enganchado siempre con su buen hacer, con su honradez, con su alegría, con su generosidad y con su pluma.
Gracias, Ana, por tus palabras que bien sabemos son fruto de nuestro cariño (aunque son estupendas para lo de la "autoestima").
Gracias por el besos fabril y soñador.
Gracias por las cosas bellas que compartís y permitís que compartamos otros muchos desde el silencio.
Gracias por haber creado una red invisible tejida con nudos de amistad, de ilusión, de respeto, de cariño y de sueños.
¡Ah! Y eso de escribir tanta gente pues claro que me corta.
Mis primeros besos "blogueros"para todos vosotros.

costalero dijo...

Que boniiiito, que boniiito, impreionante Ana

Tere te puedo asegurar que no te arrepentiras de formar parte de esta fabrica

Alfredo

berrendita dijo...

¡¡¡¡¡Dios mío!!!!!! Al final ha salido de detrás de las bambalinas!!!. Pues nada, Tere, que esta es tu casa. Porque esta fábrica sin todos estos post no tendría ningún sentido. Me voy a la cama son un pedazo de sonrisa dibujada. Mil besos, guapa!!

Alfredo!! Otro que tal baila. Es una alegría volver a leerte por aquí. Ya sabes: que nadie te quite tu alegría, que nadie robe tus sueños. ;) Otros mil besos.

galongar dijo...

Bienvenida Tere, estas entre buena gente, y tú Ana ¿cómo te ves de azul?