viernes, 21 de diciembre de 2012

El fin del mundo


A veces, cuando vivíamos juntos, te contemplaba dormido y me preguntaba (paranoias del amor) si tendría la suerte de morirme contigo. Y pedía irme yo antes, porque no soportaba la idea de que tú te acabases, prolongarte en mi vida a base de memoria y recuerdos. Que querría tenerte enfrente, que fueras lo último que viese antes de irme del todo. O morirme en tu abrazo, donde nunca podría pasarme nada.

Otras veces pensaba que el fin del mundo sería el día que me faltase verme reflejada en tus ojos, cuando sólo destilaban amor. Que mi vida podría terminarse en el mismo momento en que dejase de tenerte, de sentirte, de amarte con los cinco sentidos. Que no habría nada después de ti.

Hoy es 21 de diciembre de 2012. He sobrevivido a tu ausencia y a la vieja profecía. Sé que el mundo, mi mundo al menos, sigue girando en perfecto orden aunque tú ya no estés en él. Y me siento más fuerte, más libre.Con tantos kilómetros por devorar, tantos nuevos nombres que disfrutar, que compartir.

Y seguiré sonriéndole a la vida hasta mi último día, cuando sólo sea un soplo de aire que se pose sobre todo aquello donde he sido tan feliz, donde tanta alegría me aguarda, tanta vida por vivir.

(...y en ese instante cerraré los ojos y contemplaré por vez última la ciudad románica erigida en la piedra, mi cuna y mi sábana, y mi Cádiz llena de luz, que siempre me espera. Y seré eterna)




(La imagen, preciosa, es un atardecer en la playa de la Caleta, de Manuel Sánchez Quijano, mi amigo Manué)

6 comentarios:

Alberto dijo...

Oleeeeeee. ¡¡Torera!!

Isabel dijo...

Ana:
Sigue amando con los cinco sentidos. Seguro que hay alguien esperando que sepa estar a tu altura y darte la alegría que tu nos das a manos llenas a todos los que te rodeamos y te queremos. Me encanta que sigas sonriendo y que afrontes así las cosas.

Un beso muy, muy fuerte y feliz Navidad.

Anónimo dijo...

Mejor, Ana. Mucho mejor. Va cicatrizando.

Manuel

berrendita dijo...

Gracias, Alberto! Tú eres una de esas personas que me quedan por descubrir, por compartir y por disfrutar. Un beso!!

Isabel, Manuel: Las cosas hay que afrontarlas así, no queda otra. La vida no se detiene, sólo tenemos una, y mucho menos se puede parar por quien no merece la pena ni sabe valorar lo que tiene al lado. Gracias por vuestro cariño y vuestros buenos deseos. En ello estamos. Besos!!

Miguel dijo...

Brava, Ana. ¡¡¡Brava!!!

A.S.H. dijo...

Siempre consigues emocionarme. Un beso, valiente.