lunes, 24 de diciembre de 2012

Creo en Ti



Creo en Ti. Así, desnudo, tan pobre, tan pequeño. Creo en Ti y por eso te espero cada año, cada día. Pobre, al lado de los pobres. Desnudo, al lado de los desnudos. Pequeño, al lado de los pequeños.

Creo en Ti, porque sé que eres el mismo Jesús del madero y también el que anduvo en la mar. Porque sólo Tú salvas esta vida tan difícil de descifrar.

Creo en Ti porque no entendería mi mundo sin tu presencia sobre todas las cosas. Porque Tú me haces fuerte cuando necesito fuerzas. Porque me sostienes cuando no puedo levantarme. Porque caminas a mi lado y pones luz en mi camino, porque te siento cerca.

Y así quiero que sea siempre. Tan cerca. Tan dentro. Tan conmigo.

Y así te espero, y te aguardo en mi alma, porque ya llegas, porque eres la sonrisa de Dios en la tierra, tan pobre, tan desnudo sobre el heno, sin sábana. Y te reconozco y te sonrío.

Bienvenido al mundo, Dios Niño.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Feliz Navidad para la más grande.Ojala este año sea el mejor de tu vida y puedas decirle ADIOS a todo lo que no te merece.
Besazos de la brujilla Ampa.

Anónimo dijo...

yo también creo en tí, en tu fuerza y cariño, en que cada día al despertar te pueda a los ojos mirar... muakkkkkkkk feliz san valentin

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
berrendita dijo...

Gracias a los tres por vuestros comentarios. Veo que alguno se ha pasado por aquí en plan coña, pero doy por hecho que habrá sido la copita de sobremesa de la Navidad. A ti, Amparo, un besazo de esos que duelen de fuertote.

Al anónimo primero, decirle que no está el horno para bollos y que San Valentín me importa poco; es más: nunca lo he celebrado. Me quedo con ese beso.

Y al anónimo segundo, darle las gracias por el consejo. No le deseo mal a nadie, nunca lo he hecho, ni pienso en la vida que lleven o dejen de llevar quienes me han hecho daño a lo largo de este año que termina. Al contrario, hay que darle gracias a la vida cuando sueltas lastre, que aunque duela es una liberación para poder continuar viviendo y disfrutando de las cosas que la vida nos regala. Sólo miro al frente y deseo un 2013 desde cero, en paz y con salud para poder vivirlo como se merece. Besos.

berrendita dijo...

Anónimo dos: he decidido suprimir tu comentario porque no merece la pena calificar determinados comportamientos y personas. Me quedo con tus buenos deseos y ese cariño que me has manifestado. Mil gracias!!!

Tequila dijo...

Yo no creo, pero te respeto... me ha gustado mucho el homenaje que has hecho!

Besos!

berrendita dijo...

Muchas gracias por pasarte por el blog, Tequila. Yo también te respeto, porque también el respeto mueve el mundo. Un beso, bienvenida. Pasaré a visitarte!!