jueves, 11 de diciembre de 2008

Derechos escritos en renglones torcidos

Hace poco menos de una hora arrancábamos una hoja en el calendario y dejábamos atrás el Día de los Derechos Humanos. Siempre he pensado que marcar en rojo una fecha en la agenda tiene más de reivindicación que de festivo. Y en este caso es así. Ojalá llegue el día en que nos toque recordarnos que todos, absolutamente todos, somos iguales. Por la libertad. Por la justicia. Por la vida.

(Ahí os va la de hoy). Besos.

Derechos escritos en renglones torcidos.

12 comentarios:

Ana dijo...

Ayer en Antena3 (creo) salio una especie de prueba en un pais que se dice del todo civilizado. Una mujer se puso un burka de esos que van enteramente cubierta de cabeza a pies y no se le ve ni un apice de piel.. pues le intentaba preguntar algo a los que pasaban por su lado y es que ni se paraban, intento parar un taxi y todos pasaban de largo, intento que le abrieran en una tienda para comprar y no lo hicieron.. nada.. y eso pasaba en una ciudad tan "civilizada" como Barcelona.. no nos tenemos que ir a su pais para que a una mujer con burka la traten como a un cero a la izquierda,me quede de piedra. En fin, espero que un día podamos ver que el día de los derechos humanos no se tenga que celebrar porque sea algo que habite entre nosotros.
Un beso!

maloles dijo...

Los Derechos Humanos, si fuesen ciertos... Y te lo dice una estudiante de Derecho.
Desencanta, mujer, desencanta el mirar alrededor.

Muas!

Sara López dijo...

Un buen mensaje, sí señor.
Ójala y llegue ese día...Mientras tanto, intentaremos hacer las cosas lo mejor posible, y que estas personas que promueven las desigualdades y atentan contra los derechos humanos lo paguen bien caro...

Saludos,
Sara.

Luis y Mª Jesús dijo...

el derecho se ha convertido en un plano callejero en que la dirección que antes estaba prohibida hoy puede ser permitida y viceversa.

Guarismo dijo...

¡Ah los derechos humanos, cuando lo que tenemos son "torcidos" allá por donde miremos!

Buen artículo, Ana, como siempre. Verdades como puños que, lamentablemente, no conseguirán acabar con la tremenda hipocresía que preside el mundo que nos ha tocado vivir.

Hoy los 27 están reunidos buscando solución a la crisis que nos domina, y venga a soltar euros por aquí y por allá... para tapar los agujeros que ellos mismos han contribuido a crear (por cierto, euros que salen de nuestros bolsillos). Pero, hace un año cuando la crisis, ¿qué crisis?, no existía aún -o se negaba- ¿se ayudaba al tercer mundo a salir de su eterno agujero...? ¿Se ponía dinero para el cumplimiento de los derechos humanos en tantos y tantos países cuyos dirigentes los ignoran y cuyos pueblos desconocen siquiera su existencia? Sesenta años más tarde... y pasarán sesenta más.

AdR dijo...

A mí se me tuercen muchas cosas cuando leo, veo y oigo. Al menos me quedan las palabras, me falta ser más reivindicativo, empaparme más del mundo, que vivo siempre en el mío, en esa parcela a la que no pongo límites.

... a uno que yo me sé dan... ganas de patear en el charco que previamente le ha corrido pantalones abajo y salpicarle toda la cara.

Besos
Genial, como siempre

berrendita dijo...

Ana: pues ese es el país que tenemos. Se nos llena la boca hablando de las cosas, pero en el fondo somos unos hipócritas. Un beso.

Maloles: claro que desencanta. Un beso, mujer. Muas.

Sara: esperemos que sí, que lo paguen bien caro. Es lo menos. Un beso, guapa. :)

Luis y María Jesús: no entiendo muy bien lo del mapa, me he perdido, pero seguro que tenéis razón. Un beso al 5º B.

Guarismo: pues ese es el panorama sesenta años después. Lo jodido es que pensamos que todo está hecho y que el tema no va con nosotros. Un beso.

AdR: tú sigue con tu mundo, que es un regalo para los sentidos. Si todos los mundos que conozco fueran como el tuyo, todo sería más fácil, más bonito, más puro y más divertido. Para descender a las miserias, a veces las palabras son dinamita. Pero, por desgracia, sólo quedan en eso. Yo, al menos, me desahogo a mi manera.
Besos. Genial tú, como siempre. :)

M@r@ dijo...

La verdad que es cierto que los derechos humanos son para todos,pero unos lo cumplen mas que otros....Por la libertad..:D

Por la vida Anita.

Bss chica

Noelia Jiménez dijo...

Lo malo es que la igualdad sobre el papel no vale de mucho. Digo yo. Y confundimos igualdad con uniformidad. Vamos, que no soportamos la diferencia. Y ser diferente es fundamental. Creo.

Besos, Berrendi.

Ricardo Baticón dijo...

Pues ojalá algún día se cumpla tu deseo... PERO hoy en día es todo una utopía, estamos en una vida en la que tiene que haber muchas desigualdades para que existan diferencias... Me explico, tiene que haber pobres para que haya ricos. Así de triste es. Pero quién sabe, a lo mejor algún día... hay verdaderamente derechos e igualdad.

Saludos.

Anónimo dijo...

Perdón Berrendita por ausentarme de la blogfera, sin avisar.
Vuelvo de vacaciones y me encuentro con el asunto de los Derechos Humanos. Yo disfrutando de "mi" derecho a las vacaciones y otros sin su derecho al trabajo, a la vivienda, a la justicia, a la igualdad.....
Gracias por tu columna.
Besos
Salud
El Coronel

berrendita dijo...

Mara: por la vida siempre, claro que sí. Mil besos, niña. :)

Noelia: ser diferentes es maravilloso, siempre y cuando no necesitemos esas diferencias para vivir con el zapato posado sobre las cabezas y la dignidad de los demás. Ese es el problema. Un beso, cariño.

Ricardo: estoy contigo. Tiene que haber pobres para que algunos puedan sentirse ricos. Y eso es una mierda. Por eso los derechos siempre se redactan torcidos. Un beso.

Coronel: disfrute usted de sus merecidas vacaciones. Perdonado queda. Sólo con volver, tiene indulgencia plenaria. Por lo civil, además. Un beso.