jueves, 6 de noviembre de 2008

Terrorismo de puertas adentro

(Como cada jueves, ahí os dejo la columna del periódico, que últimamente hace faena de aliño en esta fábrica donde alguna vez fabricamos sueños. Aunque publicada hoy, fue escrita en la noche del pasado martes, horas antes de que se conociera que una mujer zamorana moría a manos de su marido en Alcorcón. Sirva, aunque tarde, como homenaje a esta nueva víctima de la sinrazón y el miedo y a todas aquellas que perdieron la vida sin aprobar la asignatura de ser libres. Que la tierra le sea leve, más leve al menos que los golpes que sienciaron su voz a lo largo de 47 años de convivencia con el terror. Y que por fin descanse y encuentre la paz.)

Terrorismo de puertas adentro

18 comentarios:

Lucano dijo...

Descanse en Paz ella, y todas las que padecieron hasta perder la vida terrena. Silencios, medias voces, indicios que no pasan de eso me voy encontrando, y sé que muchas veces poco puedo hacer salvo entregarlas el aliento y el consejo. Pero ellas marchan y las puertas se cierran tras de sí, abriendo la espita del terror. Fabriquemos el sueño de respeto y razón que ellas merecen.

elshowdefusa dijo...

Qué tema tan difícil, Ana. A mí no me gusta hablar de ello y menos en unos términos generales que rozan el tópico. No me gusta nada y en estos casos lo que me gusta hacer es callar y rendir homenaje sin palabras, dentro de mí, cerrando muy fuerte los ojos.

Pero tú, como siempre, has tenido una delicadeza y una sensibilidad exquisita... genial.

Que la tierra le sea leve y recupere la paz.

Un beso.

Ana dijo...

La paz encontrada tras miles de golpes, de humillaciones, de ultrajes hacia esa pobre mujer. Sufiendo en silencio y rezando por que cada día pasase rapido y sin incidentes.. hasta que encontro en la afixia la liberación de su alma y el fin de su penar.
¿Cuantas mas habra así?.. ¿cuantos asesinos escondidos en mascaras caritativas y corteles y convertidos en autenticas bestias sin escrupulos para los suyos?.. espero que llegue el día en que nadie tema a nadie y todos podamos mirarnos a los ojos con una sonrisa plena.
Precioso tu relato, como siempre, y muy sentido.
Un beso Berrendita..

adoquinarios dijo...

Jamás entenderé como un ser humano puede matar a otro, poniendo excusas peregrinas.

Espero que se eduque correctamente a los niños desde la escuela infantil, para que desde el respeto y la tolerancia esto no suceda en las próximas generaciones.

O el problema no se aborda desde la niñez o seguirán naciendo maltratadotes.

No es mi intención hacer un "análisis social" sobre este asunto, pero creo que seguirán (ojala me equivoque) sucediendo estos actos terroristas algunas generaciones mas.

¡NO LO PERMITAMOS!

Arcángel Mirón dijo...

Ya es hora (bah, hace rato viene siendo hora) de que se termine el poder de la cultura machista. No soy feminista, si se feminista significa ser machista pero al revés. Me refiero a que la igualdad debe ser real y absoluta.
Sólo ahí se podrán cambiar las cosas. Todo lo que se haga antes, serán paliativos.

maloles dijo...

h... este tema.
EN fin.

Iacobus dijo...

Tú lo has dicho todo, con palabras dulces. A mi solo me vienen a la cabeza tres palabras y en ellas aparece el ser que le dió la vida, que como mujer merece todo mi respeto.

Saludos.

javixu dijo...

Es muy triste, esperemos que las nuevas generaciones demostremos que nos consideramos iguales. Eso es el verdadero problema...

Besitos!

Anónimo dijo...

Parafraseandote Berrendita, cuando un hombre maltrata a una mujer, las mujeres y hombres que entendemos que todos somos iguales ¡¡¡TRONAMOS!!!!
Espero que poco a poco las generaciones venideras sean educadas para la igualdad y utilicen solo el arma del dialogo.
Me ha gustado mucho.
Un beso
Salud
El Coronel

Luis y Mª Jesús dijo...

Querida Berrendita:
¡Qué sorpresa!. Me había dicho Luis que habías cerrado el blog por falta de tiempo. ¡No puede uno fiarse de estos hombres!.
Relatas,como siempre, maravillosamente bien esta dolorosa situación. Cada vez que no se respeta la dignidad de un ser humano, y más de una manera tan atroz, se hiere de muerte a la humanidad entera.
A mi me gusta ir siempre a la raiz de las cosas y creo que en este caso la raiz está en que vivimos en un mundo que no educa para el amor, que revive el dolor y la venganza. Solo se aprende a amar si se ha sido amado por eso me preocupa muchísimo que va a pasar porque el concepto del amor se identifica cada vez más con sentimiento, con satisfacción y se separa cada vez más de su auténtico significado de voluntad y entrega, de búsqueda del beneficio del otro.
La pena, el castigo puede tener un efecto disuasorio, pero no es suficiente, como podemos comprobar. Si no educamos a los niños en el amor como voluntad, compromiso y responsabilidad no avanzaremos en la lucha contra el terrorismo; ganará entonces el más fuerte, sea hombre o mujer, y perderemos todos.
Muchas gracias por tus comentarios
Un besazo
María Jesús

Guarismo dijo...

Estoy con el Coronel: tronamos cuando nos enteramos de una desgracia tan tremenda como ésa, como ésas, que todos los dias hay al menos una. Tremendo.

Valiente tu escrito.

La sinrazón de ese "terrorismo de puertas adentro" no se entiende, como dices, en una sociedad "tolerante y avanzada", de la que pesumimos... ¿No será que no es así, que aún no estamos civilizados? Ministerio de Igualdad, ley de violencia de género (mal llamada), pero ¿dónde está el esfuerzo del Estado por evitarlo? Hubo campañas, que se esfumaron.

¿Harán lo mismo las generaciones futuras? ¿Se las está educando convenientemente?

estrella de mar dijo...

Leí en el 20 minutos de Madrid lo que contaban los vecinos... muy duro, la verdad.

Y es que resulta que el número de mujeres que denuncian cada año va a más. Casi 80.000 maltratadores han sido condenados desde la aplicación de la Ley Integral contra la Violencia de Género.

Pero la pregunta es ¿hasta cuándo? Espero que mi generación sepa reaccionar no repita los errores de sus padres.

Manu dijo...

Joer Ana, se me han puesto los pelos de punta.
El terrorismo que existe en la violencia de género es peor que el que se grita a los cuatro vientos, porque es en silencio, en soledad.
Es negar al vecino ateniendo que esos moratones de la cara son porque se cayó de las escaleras y vivir en un mundo en el que tu propia vida está atada y silenciada a base de golpetazos.
Las que lo denuncian, tienen la mayor valentia del mundo, las que no, sufren la peor vida deseada, la del terror de tu propia casa, terror de tu "media naranja"...
Y es una pena enorme, porque nadie puede decir nada, porque es como tan perfectamente has dicho tu, terrorismo de puertas para adentro.
Un beso, Ana

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola Berrendita.

Agradezco el comentario que me dejaste en el blog... todo un honor tus palabras con lo bien que escribes!

Me ha gustado el artículo y eso que es un tema muy difícil de escribir. Yo no podría... y sí, la violencia doméstica es una lacra grande que tiene esta sociedad ... por supuesto que es terrorismo igualmente de pero dentro de cada hogar. Ambos son actos de COBARDES.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Berrenda...

siente mi abracito en la distancia... :)

un beso,

Skunky

berrendita dijo...

Lucano: Pues sí. Fabriquemos ese sueño que ellas merecen, para contrarrestar sus pesadillas. Un beso.

Fusita: A mí me gustaría no hablar de ello, pero prefiero abrir bien los ojos y apretar los puños y levantar la voz. Un beso, mi niña.

Ana: tú lo has dicho. Hasta encontrar en la asfixia la liberación de su alma. Devastador, amiga. Un beso.

Adoquinarios: como casi siempre, de acuerdo contigo. Somos aún hijos de las generaciones de 'la maté porque era mía'. No lo permitamos. Un beso, cargado de energía.

Acángel: por supuesto. Sacar rédito machista o feminista de temas tan dolorosos me produce, cuando menos, asco. Apuesto como tú, que todo lo ves desde arriba. Un beso.

Maloles: sí. En fin....

Iacobus: A mí también me vienen a la mente. Pero con calificativos no adelantamos nada. Luchemos, luchemos desde el respeto. Un beso.

Javixu: yo confío en vosotros. No sóis, no podéis ser iguales. Un beso.

Coronel: claro que hombres y mujeres tronamos. Truene cuanto quiera, pero cuando truene, por favor, que sea de pura alegría. Un beso.

María Jeeús: te leo y voy asintiendo mentalmente, punto por punto, a lo que escribes. Las medidas penales nunca llegarán a lo que pueda lograr educar en el amor. Y tú de eso vas bien servida. Un beso, gracias por todo, por tu testimonio y tu coherencia. Y, sobre todo, no le hagas caso a Luis, que no me voy. Mil besos. :)

Guarismo: todos estamos de acuerdo en esto, o al menos todos los que nos consideramos hijos de la libertad y del respeto. Un beso. Guarda unos cuantos truenos de amor para nuestro Cái. ;)

Estrellita: las cifras dan pavor. Pero quiero pensar que tu generación puede, y debe, darles la vuelta. Mil besos, compañera.

Manu!!!!! has vuelto!!!!!. Me encanta verte aquí y saberte, y leerte. Pues ya lo sabes: a vosotros os corresponde abrir las puertas y liberar tanto miedo, tanto dolor. Mil besos. :)

Ricardo: siempre escribo lo que pienso. Y me admira tu capacidad de análisis frente a una pantalla. Por lo demás, claro que es de cobardes. Todo aquel que recurre a la violencia y al terror es un mierda. Mil besos.

Skunkita: Lo siento. Siempre, siempre, con puntos suspensivos y todo. Mil besos. Te quiero. :)

M@r@ dijo...

Todo lo que llegue a herir o a matar a alguien puede llamarse terrorismo.

Una pena,una horrible pena.

Bss Berren

AdR dijo...

Cuando un hombre pega a una mujer, se abre una fosa en todos los vientres que un día alumbraron la vida

Qué gran frase. Yo siempre digo, no dejando nunca de maldecir al terrorismo de los pocos energúmenos y alimañas que habitan escondidos entre nosotros y ponen bombas, que el mayor terror y una de las mayores plagas es la religión del puño cerrado y en alto oculto tras los muros de una casa.

Me pongo muy nervioso con estas cosas.

Besos