martes, 3 de junio de 2014

Así, Fernando, así


Así, Fernando, así. Al lado, pegadicos. Tú, Cabello y yo, con la cara pan de unos cuantos kilos de más.Tú como nuestro gitanico, sibarita de flamenco, Morante y vinos. Cabellín con aquella cresta rebelde. Y Santi al ladico, aunque no se le vea, siempre juntos, agarrados al banzo, pegadicos, abrazados a la madera de ese Jesús que una directiva tramposa y el silencio cómplice de Palacio nos niegan, aunque hoy más que nunca todo el paso, todos tus hermanos de paso de verdad lo abracemos porque en sus manos abiertas está la luz.

Así, Fernando, así. Tantos años. Tantas procesiones. Tanta vida. Así. ¿Vas bien, Anita?, ¿quieres que cambiemos?. Y así, oscilando bajo las andas, medio centímetro de hombro de diferencia que quedaba pulverizado cuando llevábamos unas horas con nuestro Jesús y lo bajábamos hasta la tierra para prometer la vida. La vida. Así, Fernando, viviendo, compartiendo.

Así, hombro con hombro, tan juntos. Meciendo a nuestro Jesús como un navío por las calles, sobre el puente, con la voz de Dani siempre, nunca otra voz. Como tantos años has levantado a tus Marías en la madrugada mágica, cachorro orgulloso de pañuelo verde. Mis cachorros, mis favoritos. Qué suerte hemos tenido por tenerte.

Como tantas noches de Martes has abrazado a tu Cristo de la Expiación bajo la pana verde. Mándame una fotico, anda. Y para allá te iba, en el primer martes de Cuaresma, vía whatsapp, desde La Horta a Medina, y ya luego venía el abrazo en la iglesia, a sus pies, antes de sacar la procesión a la calle mientras mis ojos se posaban en vuestro caminar por las cuestas y el silencio se hacía oración y el llanto silencio. Venid a Mí, que Yo os aliviaré.

Así, sonriendo. Así ya siempre. Arrimando el hombro en lo bueno y en lo malo. Ofreciéndome ayer mismo tu hombro para una cruz que no es la mía pero me pesa en el alma. Tú lo sabías. Rezungando cuando te mojaba las orejas al mus. Celebrando en casa de Dacio, compartiendo mantel y mesa, y Macarena siempre el lado, de norte a sur, pescaíto y Sevilla. Pateando Zamora cámara en ristre siguiendo a los Cristos y Vírgenes que nos enseñaron a querer desde niños.

Yo no sé si al otro lado de la vida puedes leerme, si te llega el calor de todos nosotros, que esta mañana andábamos como muñecos sin urdimbre, como palabras sin médula. Fernando, tan pronto. Tan pronto.

Ni sé siquiera si algún día volveremos a nuestro paso, por el que tanto hemos luchado, que nos ha unido con los invisibles lazos de la amistad de ley, hoy más nuestro que nunca, para sentir tu presencia tan cerca, tu palabra en mi nuca, tu mano morena en mi hombro. ¿Vas bien, Anica?

No sé siquiera qué escribirte o si nos dejarán llevarte el año que viene a nuestro Jesús, que tanto te movía, que tanto te dolía, para prometer nuevas procesiones a tu lado. Porque siempre estarás ahí, Fernando. Estaremos así, como nunca hemos dejado de estarlo. Así, al lado, pegadicos, tú, Cabellín y yo, y Santi al lado, los cuatro, siempre juntos, sosteniendo la misma vida sobre los hombros.

Descansa, hermano nuestro. Acierta a ver lo mucho que te queremos por aquí abajo en tu vuelo.



(Para nuestro hermano Fernando Primo, que esta madrugada se nos iba. Esta entrada no la firmo yo. Estos son los latidos de todos sus HERMANOS DE PASO de Luz y Vida. Los que tantos años lo hemos llevado sobre nuestros hombros, los que hemos llorado, hemos reído y nos hemos emocionado a su lado bajo las andas. Te queremos, Fernando. Te queremos)

(La foto es de un traslado de las andas de nuestro paso, que siempre será el nuestro, porque lo vivido ahí debajo no hay quien nos lo quite. Siempre)

7 comentarios:

Santiago Sainz de Baranda y Casado dijo...

Encerrado en mi despacho en Madrid, no doy crédito, no paro de llorar... Uno de mis hermanos de "nuestro" paso, se ha ido. Que nuestro querido Jesús de la Luz y de la Vida le abrace y le de paz y descanso... Y que nos ayude desde ese lado a no olvidar. RIPA. Santi Sainz de Baranda.

Águeda Garcia dijo...

Impresionante

Anónimo dijo...

Preciosas palabras. .. Emocionante! D.E.P

Anónimo dijo...

Solo alguien extraordinario podia congregar a tanta gente unida por un mismo sentimiento de dolor. Tu amigo y hermano.ya te echo de menos.Te quiero.Luispri

Anónimo dijo...

Es una tragedia, decir adios para siempre a un chico tan especial le conocia desde hace poco y le apreciaba mucho. Es una pena para su querida famia hasta siempre Fernando

Anónimo dijo...

Me ha impactado mucho,que las tres marias,su jesus de luz y vida,su cristo de la Horta le dé paz.

Tus palabras preciosas,como siempre,Ana.
Brujilla Ampa.

Anónimo dijo...

Qué palabras más bonitas,Ana
Que su Jesús de Luz y vida y su Cristo de la Expiación le den un descanso lleno de paz
Amparito