viernes, 5 de junio de 2009

Vivir sin sed

Ayer se celebraba el Día del Donante. Me acordé de Marisa, mi querida Wiwi, y le escribí esto.

Gracias por vuestro ejemplo, gracias por vuestro amor.

14 comentarios:

Guarismo dijo...

Emotiva y bonita historia. Y bien descrita, claro.

Estoy contigo: donar es egoísta. De hecho, dar ya lo es.

Un abrazo,

Miguel

M@r@ dijo...

Que bonito Ana....:)

PD:Yo tb et debo unos cuantos,pero es debido a mi fervor estudioso....Ya ves....¡Que acabe pronto¡

Bssssssssss

elshowdefusa dijo...

Pero qué hermosa esta columna, Ana. La historia y esa retahíla final donde donar es vida y es egoísmo.
Se me ha puesto la piel de gallina, aunque eso no es novedad.
(A Marisa y su marido le deben temblar las piernas todavía, de leerte...)
Un abrazo, bonita.

el angel de las mil violetas dijo...

el amor dá vida... y con textos asi, queda mas claro.
Besos.

rosio dijo...

Precioso atículo Anita....me ha gustado mucho, confio en que a ti tambien te gusten los mios, un abrazo:
ROSIO

Ricardo Baticón dijo...

Me ha encantaoo el artículo, Berrendita, escribes con una pasiónl... que transmites. Preciosa historia de donación de riñón, unidos por la misma cicatriz...

Saludos!

El Coronel dijo...

Lo que has escrito Berrendita, seguro que crezca la nomina de donantes.
Si eres donante, te admiro, pero envidio a quien reciba (ojala y sea dentro de muchos, muchos años tus dones) sobre todo el corazón.
Besos
Pd. ¡¡¡¡Por favor pasa ya por Madrid!!!!

berrendita dijo...

Guarismo: lo es. Egoísmo puro. Por eso nos hace sentir tan bien. Un abrazo.

Mara: Lo más bonito de todo es que es verdad. Besicos.

Fusa: gracias, mi niña. A veces la vida es mejor que tus preciosos cuentos. Te sigo queriendo. :)

El ángel: ¡¡Un ángel por la fábrica!! Bienvenida. Y sí, el amor siempre da la vida. Te lo dice una que la perdió en una mala apuesta. Muchos besos. :)

Rosio: te debo mil visitas. Gracias por acordarte siempre de esta fábrica sin sueños. Mil besos.

Ricardo: sí, la historia es preciosa. Esa cicatriz es más que una alianza, más que un contrato, más que un te quiero. Es la misma vida. Mil besos.

Coronel: como siempre, gracias. Sí, soy donante de todo. Pero espero que nadie reciba mi corazón. Lleva roto mucho tiempo, no creo que sirva de mucho. Mil besos. :)

Mr Blueberry dijo...

Muy bonita la historia...La verdad es que esos actos siempre me sorprenden...Nunca había visto la donación de organos como un acto egoista, pero me parece que el punto de vista que planteas es muy acertado...Un abrazote

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

Siempre llegas al corazón.

ESpero que las lágrimas que provocas a los que te leemos sanen un día el tuyo, que se merece mucho amor y más.

Conchi

El Coronel dijo...

Pues hasta roto vale mucho mas que otros enteros.
Besos
Salud

AdR dijo...

Y lo que a mí me gusta que te acuerdes de tu gente :)

Si los recuerdos no existiesen muchas palabras se nos escaparían por entre los dedos. A ti nunca te pasa eso.

Así da gusto ser egoísta.

Besitos.
P.D.: Los chiringuitos de la Victoria ya están a reventar.

Ana dijo...

Hay que ser muy entregado para donar así y un amor muy grande.
Preciosa tu entrada.
Pasate x mi blog, hay algo para ti.
Un beso.

Alfredo dijo...

Bueno Ana, mi comentaria nada tiene que ver con esto, pero hoy es noche de San Juan, y lo prometido hace dos años es deuda, no se si aquí en Salamanca tendras barreño y terraza para saltar esas olas tuyas, como veras esa noche no se me ovidará jamás