miércoles, 9 de julio de 2008

Darío

Echo de menos tu imperfecta sonrisa perfecta de tío canalla por el que se pegarían las más guapas y las más feas. Las noches en que conociéndonos poco nos contábamos tanto. El primer párrafo de tu nombre escrito en gin-tonic y el verde inmenso de la sierra de Ubrique. La brisa algecireña posada en tu piel oscura y porosa como la superficie de una luna al sur del sur.

Echo de menos la letanía de la libertad en el lado izquierdo de tu pecho y de tu puño atlántico, la mirada pequeña derrochando tretas y malicias, el ingenio envidiando tus ideas, escalando las paredes abruptas de las cimas que frecuentas.

Echo de menos los últimos días de junio derritiéndome por las calles que te vieron crecer. El microclima evaporándose sobre el polvazo del albero de la feria. Las casetas, los farolillos, el coso de Las Palomas abriéndose como una circunferencia mágica a los cielos del Estrecho. Tu pinta impecable de golfo mitad niño bien mitad macarra. Tu orgullo, mi orgullo. Tus aventuras sevillistas por los mundos de Dios, tus trazas de torero trasnochado en vísperas de hazañas. Tus pleitos, tus victorias y alguna frase a medias. La admiración mutua, la amistad que sostenemos de punta a punta.

Echo de menos los días que preceden a la Pasión, los ensayos de tu cuadrilla del arte heredada del arte mismo bajo las palmeras, con la Borriquita a costal y las sonrisas de los niños que bajan descalzos a la playa y visten de futuro los días santos. Echo de menos tus pisadas de versos por la fábrica, tus acertijos, tu inteligencia y tu descaro.

Echaba de menos escribir esta entrada que te debo y te dedico. Echo de menos esa noche que tenemos que apurar hasta que venga el alba a devolvernos por las orejas a nuestras casas y que algún día habremos de cumplir.

Te echo de menos con la luz en los ojos, con la alegría inmensa que siempre acude sumisa a tus provocaciones. Porque te quiero, Darío, con tu imperfecta sonrisa perfecta. Con tu punto canalla, con tu peaje desahogado por el mundo.

Porque me traje tu nombre guardadito en la mochila junto a lo que más añoro para no borrarlo nunca. Y no pienso devolvértelo, mi querido amigo, salvo que un día vengas a buscarlo y lo enterremos juntos en el mar.

13 comentarios:

Ana dijo...

Un hombre interesante sin duda.. no lo pierdas como amigo!
Un beso!

Kpax dijo...

Buenos ratos, buenos momentos, enriquecedores recuerdos sin duda.
un abrazo.

Manu dijo...

Con esas bellas palabras, hasta yo lo echo de menos! jejeje
Muy bonito el pregón el otro dia, ya te dije.
Un beso

dario jurado dijo...

Espero parecerme algún día a ese que ves cuando me miras.

Gracias, todas las gracias del mundo por hacer de red en este extraño circo en el que a menudo navego.

Un beso, mi amor.

Darío Jurado

berrendita dijo...

Ana: Interesante, sin duda. Salvo que se extravíe por esos mundos de Dios, no pienso perderlo. ;) Un beso, guapa!!

Kpax: Todos los recuerdos, incluso los malos, son enriquecedores. Intenté dejar una entrada en tu blog, pero con tanto jeroglífico me fue imposible. Vuelve cuando quieras. Un abrazo. :)

Manu: Si lo conocieses, lo echarías de menos, fijo. Gracias por los elogios. Me encantó verte sentadito en la última fila escuchándome. Gracias por acompañarme, pues. Mil besos. :)

Darío: Gracias a tí, porque haces del mundo un lugar bastante más divertido, incluso en los momentos menos divertidos. Con o sin redes, algunos nacegamos casi siempre por un extraño circo. Mil besos, corazón.

La Creadora dijo...

Joe, q bellas palabras para explicar tal amigo tienes! :D

Geniales como siempre, impecables!

Saludos

maloles dijo...

El problema es que no hay vueltas, ni atrás ni adelante.Solo un estancamiento perpétuo de indecisión.
En las situaciones importantes nunca sé qué hacer.
Una de cal, y una de arena; una y otra vez.

Mujer, bonitas palabras:)


MUa*

Félix dijo...

Me cuesta decirte algo porque estos últimos temas me pillan "fuera de cacho". Sin embargo, me alegro de que hayas retomado la actividad fabril y que, de nuevo, la producción vaya saliendo por los muelles de carga.
En todo caso, que sepas que sigo viniendo por aquí aunque en silencio.
Cordialmente,
Félix

luis dijo...

jo...

berrendita dijo...

Fanny: las palabras bellas son siempre para quien se hace acreedor de ellas. Gracias siempre por tus elogios, creadora. Un beso.

Maloles: al toro por los cuernos. Siempre. Aunque luego toque mascar doble de cal. Un beso y bienvenida.

Félix: tú nunca estás fuera de cacho, y menos en esta fábrica que es tan tuya como mía. Me encanta que sigas viniendo, aunque sea en silencio. Otro beso para tí.

Luis: jo? jajajaja. Pues otro beso, igualmente.

Lola dijo...

Oye, Berrendita...¿y a mí que este chico tan guapetón y apuesto se me parece a un presentador de la televisión local salmantina?

Pero Darío es muchísimo mejor persona, por lo que leo.

Un beso, a Darío

Otro, para Berrendita.

dario jurado dijo...

Lola, cariño.

Gracias por los halagos pero de verdad que la foto es para premio.

Jamás un fotógrafo sacó tanto de tan poco.

Hazme caso. Quédate con las palabras y haz como si la foto fuese la de otro.

Y a tí, berrenda... un beso y gracias de nuevo.

Darío Jurado

Lola dijo...

Bueno, Darío...al pan, pan. Y al vino, vino. Pues eso.

Te mando un beso muy grande por haber respondido. Gracias, guapo.