martes, 9 de agosto de 2011

Carta a una mujer valiente


Tendrá todo el amor de su madre, y de la madre de su madre, y de la hermana de su madre, y de todas las que queremos a su madre, y a la madre de su madre, y a la hermana de su madre.

Llegará, mujer entre las mujeres.

Vendrá porque se la espera. Porque tú te mereces su futuro entre los brazos. Porque ella se merece una madre como tú; y una abuela como tu madre, que ha sido una leona para tirar de sus cachorros, dejaros volar y trazar vuestros propios caminos.

Será rica en caricias, en abrazos y besos, que no se pueden comprar con todo el oro del mundo, ni tampoco se venden. Ni falta que hace.

Anda aún madurando en el vientre, redondeándose, nadando entre las horas, desandando los dos meses que faltan para asomar al mundo, y ya trae escrita la victoria de la vida, el nombre de Valeria, la sonrisa de los que le esperamos, el epílogo de una historia de amor contada a la manera antigua, en la trastienda, con el final infeliz de los cuentos infelices, pero con la promesa gozosa de todo lo que empieza, el regalo maravilloso de todo lo que nace. Es tuya. Es nuestra. La queremos. La queremos a rabiar.

La veremos crecer, le arroparemos incluso en la distancia; contaremos estrellas y se las coseremos a las sábanas, seguiremos sus pasos, le guardaremos las espaldas. Aprenderá a decir 'mamá' y entonces se iluminará el mundo y tú nunca estarás sola. Nunca.

Gracias, Sheila, por tu valentía. Gracias por decir que sí, por la dulce espera, por la promesa.

Gracias por la vida.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Coño que bonito!!!

La tita Teresa tambien la arropara.

Hichi dijo...

Preciosa carta, escrita con mucho amor y mucha "verdad". El cariño verdadero de los que te rodean no te faltará nunca. Y eso es lo que realmente cuenta. Los que están ahí "sí o sí". A los cobardes que se escabullen no se les necesita; a los que les falta media hornada para ser HOMBRES, fuera de nuestra vida. Tú te quedas con lo más importante, con lo más valioso, y sobre todo con ese ORGULLO de MADRE, que bien lo vales. Un beso fuerte MUJER.

ANA dijo...

Maravillosa eres,Anita¡¡¡¡No sé como darte las gracias por escribir tan bonito,con tantos sentimientos y siempre con la verdad.Eres una gran Amiga y me lo has demostrado desde el mismo dia que nos conocimos.
Cuando lo he leído,me he emocionado un montón,pues como tú sabes,la sensibilidad está a flor de piel,pero como bien dices,va a ser nuestra princesita "Valeria",hecha con mucho amor y demasiados sentimientos.Solo pido a Dios,que reparta suerte,que cada uno tenemos lo que merecemos y nosotras vamos a tener "la felicidad" de traer al mundo una nueva vida,un nuevo miembro en la familia,una continuación de "mis entrañas"¡¡¡Gracias de nuevo,¡¡MAESTRA¡¡¡TKM

berrendita dijo...

Teresa: a Valeria le van a salir titas y titos hasta detrás de las orejas. Qué ganitas de verle ya las orejitas, eh?? Un besazo. :))

Hichi: dices bien. Amor y verdad por arrobas. Y un cien por cien de asentimiento a tus palabras, guapa!! Un besazo. :)

Anita: la princesita Valeria promete el tiempo de la alegría en vuestra casa. Y nosotros, los que os queremos, seremos partícipes de todo ello. Mil besos. Te quiero, AMIGA. :))

Lamborghini dijo...

Qué ganas tenía de leerte!!! Aaaayssssssssss!!!!

El Coronel dijo...

Anita, leerte es como un oasis en el desierto del torrido verano de playa y chiringuito.
Besos
Salud