miércoles, 29 de julio de 2009

Capataz


Podría decir, en su descargo, que capataz viene de capaz cuando hablamos de él. Que es tan mágico que hace que a mi, que jamás he pisado Algeciras en los días de Pasión, se me encoja el corazón cada Domingo de Ramos porque sé que su Borriquita está desfilando por aquellas calles llenas de luz y poniente.

Podría decir que me emociona ver en su messenger, a partir de enero, cómo cita a sus cachorros, a su plantilla de costaleros, para comenzar los ensayos y repetir la coreografía de Pasión que mamó en casa casi antes de aprender a caminar.

Podría decir que rezuma amor, que la voz se le quiebra de cariño por su gente cuando habla de 'su' cuadrilla del arte. Que es de arte porque la amasó su padre mientras él echaba los dientes cerca del arrastrar de las zapatillas, de los sudores y las emociones de esos hombres que abrazan la madera faldillas adentro para que el Hijo de Dios pise la tierra al pie del mar, al sur del sur, mientras despunta en flor el azahar y la primavera.

Podría decir que hemos consumido madrugadas devorando estrellas y vídeos, haciendo memoria, compartiendo sueños, rezando por lo profano, contando los latidos, hablando ese idioma que sólo conocemos quienes sumamos procesiones aferrados al mismo leño, apostando a la misma trabajadera, hermanos en el camino, a una voz. Podría decir que conozco casi como una letanía los pasitos cortos, la subida por Montereros, el perfume de los lirios, la alegría sureña que desborda las calles cuando camina por ellas, navegando entre el gentío, el Jesús del Amor.

A mi amigo Darío le ha cesado como capataz de la Borriquita en su Algeciras del alma una directiva incompetente que, incapaz de asumir sus errores, castiga la verdad con la mordaza y el trabajo callado con la patada en el culo. Las mismas mordazas, las mismas celdas, las mismas cadenas de norte a sur. La misma impotencia, la misma prepotencia que ensucia los días santos en nombre de un dios en minúscula que se llama soberbia.

Podría decir que le admiro por su inmensa fuerza, por su inteligencia, por su claridad y por su valentía; podría decir que es lo mejor que me traje de Cádiz cosido al corazón, repitiendo palabras que ya son sueños en esta fábrica sin apenas sueños donde siempre ocupará un lugar de privilegio ganado a pulso con la seducción de su sonrisa, tan sin anunciarse, tan pegada a sus labios.

Podría decir que me siento orgullosa de su defensa a ultranza de los suyos, de sus palabras sin recovecos. Podría decir que, de haber nacido hombre, hubiese sido un honor escuchar su voz cada Domingo de Ramos en cada levantá. Que el traje no hace al capataz, que el servilismo no nos hace libres, que el silencio no es un tratado de capacidades. Que es el capataz más capaz, mucho más allá de las puñaladas y la hipocresía.

Y te lo digo, Darío, porque seguirás siendo capataz entre los obreros de esta fábrica, en los desordenados sueños de cada pasión; porque cuando Jesús entre en tu tierra a lomos de una burra, sonreirá reconociéndote niño entre los niños. Agradeciendo, bendiciendo.

Yo, mientras, te abrazo. Porque abrazarte, amigo, es dejar que se cuele por mi alma el soplo cálido de tu aliento, la brisa y los vientos que llevas aparejados en tus tripas y devolvértelos siempre en forma de sonrisa, que es lo único que cabe entre tú y yo.

Te quiero.

(Y para que sepáis de qué os hablo, os dejo este enlace, porque sobran las palabras)

21 comentarios:

Félix dijo...

Más de lo mismo. Siempre igual. Directivas incompetentes. Responsables vulgarmente incapaces, aunque crecidos en su mismidad, con la ira orgullosa que les confiere no se sabe bien qué autoridad. Atroces e irascibles sólo saben ocultar su indignidad acosando desde la sombra a los que debieran ser acusadores.
Lo siento por Darío, con el que sé que quieres tanto. Desde aquí, mi abrazo para los dos. Mi abrazo para todos los que se sientan "Darío".
Cordialmente,
Félix

Ana dijo...

¡Cuantos Darios habra por hay!!.. y desde luego tener una amiga como tu que lo anima de esa manera es todo un lujo.
Un beso y animo!!

dario jurado dijo...

Ana. A veces pienso que de verdad vives dentro de mí, en un rinconcito entre el corazón y lo que ahora es el hueco húmedo de una puñalada más que anunciada.
Darte las gracias sería demasiado vulgar.
Te quiero mucho.

Conchero dijo...

En nuestra Pasión hay muchas pasiones en minúsculas que deberían avergonzarnos. Venganzas, odios, rencores... navajadas barriobajeras, tapados bajo la alfombra, fachadas que solo esconden inmundicia... Pero ahí queda lo bueno, el cariño, la dedicación, el amor... dolerá cuando nos lo quitan, pero es eterno... ahí queda, ahí permanece, en lo más profundo del alma, donde siempre seremos libres. Y es eso lo único que no pueden quitarnos, la libertad.

Ánimo Darío, adelante.

Un abrazo.

Ana dijo...

Tienes un premio en mi blog.. pasa a recorgerlo.
Besos

Ricardo Baticón dijo...

Hola Berrendita

¿cómo andas?

ya puedes perdonarme que no visite mucho tu blog últimamente pero el motivo es que ando de vacaciones… y me conecto menos… Y cuando dedico algo de tiempo al ordenador es para publicar algún post nuevo en los blogs. Pero cuando me conecta y tenga tiempo, … haré lo posible para ver tus posts veraniegas, ok?... Me ha encantado tu post anterior sobre Juana… y ahora voy a leerme este sobre Capataz, que tan buena pinta tiene, como todo lo que escribes!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

DESDE VILLALPANDO PARIS Y LONDRES
solo quiero decir (ya que yo soy poco de temas relacinados con semana santa ) que me alegra que la fabrica vuelva a la produccion diaria

El Coronel dijo...

Berrendita, eres un lujo, como se deje ver la amistad y el cariño a traves de tu escrito.
Suerte a Dario y que la cicatriz de la puñalada cicatrice pronto, que seguro que con animos como los tuyas asi será.
Besos
Salud
Pd. Perdona que lleve tiempo sin leerte, pero ya sabes que las vacaciones nos deconectan de casi todo.

Alfredo dijo...

Cuando uno nace capataz, muere capataz, esté delante o no de un paso, lo mejor que se puede llevar es el amor de su cuadrilla, ya qu el SEÑOR le reconpensará en su dia todo su esfuerzo y buen hacer de lante de un paso.
Ana según hablas y por lo que he podido ver en el enlace y mas videos, a este capataz lo que le sobra es cariño a sus costaleros, espero que esta junta de desgobierno sea capaz de dar marcha atras a su error.
Animo Dario volveras y contigo el arte.
Un saludo

Luis y Mª Jesús dijo...

Vivimos los años de los incapaces, los resentidos que arrinconan a los que nacieron para ser capaces de servir a los demás.
Ahora le toca compartir la Cruz, pero, faldillas adentro, Darío seguirá llevando el Jesús del Amor.
Es un afortunado porque tiene amigos de verdad, solo hay que leer estas líneas.
Muchos besos Berrendita

Luis y Mª Jesús dijo...

Era María Jesús

Ricardo Baticón dijo...

Hola Berrendita. Ya de vuelta a la normalidad y a la vida rutinaria... pasaba sólo a saludar!. Saludos!

El Coronel dijo...

Berrendita, ya esta bien, nos tienes totalmente desatendidos,en los dos blogs, con lo mucho que te queremos.
Espero que no sea un año sabatico.
Es que como esto siga asi, voy a cogerle mania la Capataz.
Besos
Salud

Anónimo dijo...

Desde Cái se te echa de menos,deseo que estés bien y te deseo todo lo mejor.
Un beso.
Mar de Cái.

caminante dijo...

jooooo vuelve....

Ricardo Baticón dijo...

Buenas Berrendita

no se si has cerrado la fábrica temporalmente... o es un ERE?, con esto de la crisis...

Gracias por pasarte a comentar uno de mis blogs. Un abrazo!

Guarismo dijo...

¿Cómo estás, Ana? Tu silencio preocupa, aunque imagino, y deseo, que es por razones positivas. Pero se te echa de menos...

Un abrazo,

Miguel

El Coronel dijo...

Berrendita, por favor dame una señal, para que sepa que todo esta bien. La Blogfera ya no es lo mismo sin tu Fabrica.
Besos
Salud

El Coronel dijo...

Berrendita, ya esta bien, da señales de vida, que nos tienes en un desierto.
Besos
Salud

Ricardo Baticón dijo...

Hola Berrendita. Espero que para el 2010 esta fábrica vuelva a ponerse en marcha para disfrutar de tu escritura y geniales posts. Te deseo que pases unos chulos días navideños. Pásalo lo mejor posible. Un abrazo.

dario jurado dijo...

Ana.
Ando buscando en internet. Algo. No sé el qué. QUizás es que tengo miedo a irme a la cama y pensar que el día de hoy se parece terriblemente al de ayer.
Entro en tu fábrica, nuestra fábrica y leo "CAPATAZ".
Seguramente era lo que estaba buscando.
La palabra de una amiga.
Un beso.