miércoles, 27 de febrero de 2008

De sueños sin sueños

Sé que venis. Que entráis cada noche a buscar sueños. Que pululáis buscando, esperando. Que no encontráis, perovolvéis. Lo sé por los sms que encuentro en el móvil como un recordatorio, por los besos y flores que alguien se olvida en mi correo. Porque noto vuestras pisadas por los engranajes y noto también la caricia de los silencios en esta nave inmensa de improductiva historia.

El problema es que no sé qué hacer con una fábrica de sueños sin sueños. Esta factoría se levantó en un tiempo en que soñaba despierta y vivía dormida. Dejé hipotecado hasta el último ladrillo y ahora no sé cómo hacerle frente. O simplemente es que no quiero pagar el peaje que supone que te roben el alma con los ojos cerrados. Quizá es que a veces los sueños sean igual de pesados que levantar una trapa que se niega a despegarse del suelo. Quizá es que los sueños se venden tan caros que dejaron en números rojos mi cuenta.

Sé que venís. Que la fábrica se mantiene con vuestra luz y mis sombras en este tiempo en que vierto mi tiempo en los sueños de una pasión que nos une. Y no sé qué deciros, si soy una contadora de cuentos sin cuentos. Sigo sin tener respuestas, vivo en la pereza constante de quien renuncia a asomarse al balcón de cada día. Pero sé que venís y por eso hoy vine a dejar constancia de que sigo viva; viviendo viva, durmiendo despierta para no volver a caer en la tentación de soñar. Y os sonrío a mi manera mientras libro batallas que ya no me matarán, mientras dejo atrás patrias que nunca fueron mías. Algún día celebraremos lo mucho que me hicieron crecer sus cicatrices.

p.d. Os dejo en prenda la puerta abierta para que sigáis campando por esta factoría como perro por su casa. Y el derecho a no decir nada, para que no me mande a hacer puñetas Darío, que anda ya soñando procesiones por las calles del levante y del poniente. Simplemente, seguid soñando y no contestéis.

39 comentarios:

Ricardo Baticón dijo...

Berrendita, tú misma lo has dicho..."Y no sé qué deciros, si soy una contadora de cuentos sin cuentos"... pues eso, TRANKI, ya volverán esos cuentos a tí. Sólo es tiempo, nada más. Y nosotros, sin prisas, esperaremos para leerles y disfrutarles de nuevo.

Un abrazo!

Lola dijo...

Berrendita, jo, pues...si es que no quería poner nada pero ya sabes como soy. Si no llega a ser por la fábrica... así que nada, he venido a poner unas calas blancas en los jarrones para adornar un poco.
Ya está.
Además que vengo a escribir mi próximo guión cinematográfico, no encontré mejor sitio que éste.
Y me siento en el suelo de esta fábrica mirando a través de la ventana el cielo cuajado de estrellas.

Gorky dijo...

Berrendita, ánimo.
Por la pasión que nos une me atrevo escribirte en estos momentos oscuros.
Nuestro amado Señor, escribe recto en renglones torcidos y cuando nos manda o quita algo, sus razones tendrá. Nunca se sabe si en el perder algo que se nos antoja querido no está la liberación de hallar un mejor mañana.
La duda, la ausencia, la soledad, la falta de metas y rumbo existencial son dolorosas compañeras, pero no son eternas.
"Hoy puede ser un gran día, planteatelo así...", que díria la canción.
Visito tu fábrica y seguiré esperando que la luna llena ilumine tu rostro y tu vida y vuelvas a ser tu.
Como sabes, si necesitas refugio en los días de tormenta, pasa y arrimate al fuego de mi morada. Tienes tu hueco.
Mil besos y PERDONA por contestar.

estrella de mar dijo...

La inspiración igual que se va, vuelve. Y los sueños están ahí pero no consigues recordarlos... busca profundo y encuentralos.

Están donde menos te esperas

(Me alegro de que sigas viva viviendo)

Un besote

Guarismo dijo...

Ana: en "25. El sueño" escribí esto en mi blog a propósito de tu fábrica (ya lo sabes):

"Soñé que me sentaba en el banco de la fábrica desde donde se contemplan los sueños, que apoyaba la cabeza y me quedaba dormido soñando que despertaba y me encontraba a la entrada de una fábrica que sueña. Soñaba que las puertas, que no cierran nada, se abrían, al tiempo que una dulce voz me invitaba, diciéndome: 'pasa, todos somos la fábrica'. Soñaba que, una vez dentro, soñé con los sueños ya soñados, soñé con los sueños de ensueño de la fábrica de sueños que soñaba. Y, soñando, soñé que despertaba."

Bien, a ti se te han ido los sueños y otras cosas te ocupan ahora, pero los soñadores de la fábrica seguimos soñando y esperando tus sueños para soñar con ellos. No te preocupes. Los sueños vuelven, volverán seguro, y tenemos paciencia. Atiende tus cosas, que te esperamos. Mientras, soñaremos con los sueños ya escritos en tu prosa cautivadora.

Un abrazo,

Miguel

galongar dijo...

Fuerte, soñadora, cariñosa, alegre, amiga de tus amigos, "salamorana", así eres tú compañera, amiga, hermana,.. Sabes que en el pequeño "garaje" o en la capilla dorada te queremos, esta es tu casa, donde el pan y el vino se reparte en la mesa de la igualdad. ¡Viva el AZUL, somos Azules!. Ah, y que conste que aunque tu Cristo Dormido parace que lo esta, es incierto está viendo como nuestro cariño, amor y uniòn va en aumento. ¡Viva la VERA CRUZ!

Félix dijo...

¿Adiós? ¿Hasta pronto? ¿Hasta luego? ¡No, por favor! No permitas que el negro humo que ahora sale por la boca de la chimenea invada el interior de la fábrica.
Cordialmente, Félix

manuel allue dijo...

¡Que te cres tú eso, que no vamos a contestar! Pesado que es uno.

Tienes mucho que contar, Berrenda, y voy a entrar cada día a espiar por eso, porque soy un pesado.

Besos.

M@r@ dijo...

Te entiendo perfectamente,cuando te encuentras abatida y sin sueños dices¿y que hago?....Por eso lo mejor es escribir y desahogarte,venir por las noches y ver los comentarios te animaran a seguir soñando.....Para que soñando y soñando encuentres alguna vez tu verdadero sueño.


Bss Berrendita

La Creadora dijo...

Déjame contarte

Déjame contarte las horas de un día,
El vuelo de los pájaros,
Los pensamientos de nuestros ancestros,
El silbido de un hombre del campo.

Déjame sentirte junto a mí,
Tus calmadas pulsaciones,
Tus sonoros suspiros,
Tus simples pasos en la hierba húmeda.

Déjame aclararte tú vista al infinito,
Tus presiones desoladas,
Tus ideas erradas,
Tu magnitud solemne.

Déjame explicarte las noches en vela,
Los días pensando en ti,
Las tardes dormida en tu regazo,
Las horas abrazadas a ti.

Déjame soñarte en mis parajes,
En mis inhóspitos lares,
Montañas y mares,
Desiertos incontrolables.

Déjame susurrarte a tu oído,
Palabras nunca expresadas,
Sentimientos nunca vistos,
Senderos olvidados.

Déjame contarte de nuevo,
Mi ilusión de enamorarte,
De guiarte,
De sentirte,
De abrazarte y agarrarte,
Y volar, viajar,
Más allá de la muerte.

Querida berrendita, ultimamente no he escrito, estoy pasando una depresion con mi 23 años... si parece mentira pero todo por culpa de problemas de la vida. Pero quiero q te aferres a esta poesia y sigas soñando y no dejes abatir tus alas de plata, pues esta fábrica de sueños no se puede derrumbar porque los sueños, sueños son y de materia no están hechos y la materia ni se crea ni se destruye, SE TRANSFORMA!.

Animo querida berrendita:D

Guarismo dijo...

(Con permiso de Ana. Creadora: lee las entradas números 27 y 28 -en el mes de enero- de mi blog http://www.guarismo.blogspot.com sobre la depresión. Quizás mi experiencia pudiera ayudarte, aunque tú probablemente no lo necesites: eres muy joven.

Un abrazo,

Miguel)

Donce dijo...

Mi querida Berren, han pasado casi tres años de aquellas noches de risas. Han sido años (éste también) decisivos en nuestras vidas, con días de rosas y momentos interminables de hiel. Por caminos distintos pero paralelos, aunque yo por una vez fui unos pasos por delante y, eso, que ni bueno ni malo, es experiencia (por eso te comprendo tanto). Cuando te agarraste a la Fábrica, me colgué de tu mochila y, a las dos nos ayudó. Siempre te lo agradeceré.
Mi Anita, sé casi con seguridad, (por todo un conjunto de gestos) que ésta es nuestra despedida. Siempre has sabido dónde estoy y aquí seguiré, para lo que quieras. Te deseo de corazón que (busques o no) encuentres tu camino.
Un beso triste pero fuerte amiga, ojalá algún día nos veamos...
que t´estimo! Leches!

adoquinarios dijo...

Que jodia la berrenda!!!, nos invitas a no contestar para que hagamos lo contrario.

Ana esto son temporadas, ya veras que en unos dias todo cambiara.

Besos y Rosas. Víctor.

adoquinarios dijo...

Que jodia la berrenda!!!, nos invitas a no contestar para que hagamos lo contrario.

Ana esto son temporadas, ya veras que en unos dias todo cambiara.

Besos y Rosas. Víctor.

Juan Carlos Izquierdo dijo...

Menos mal que no te hacemos caso y seguimos aquí. Te lo dije hace un tiempo: "está fabrica no puede cerrar..." Y no cerrará, porque para estamos aquí tus incondicionales.

Besos.

anatema dijo...

Mi querida Ana:

Tan ocupada/preocupada debes andar con tus pasiones que, como ves, ni doy señales de vida para no perturbar tus sueños.

No te preocupes por esos impulsos, por esas ganas de dejar tu fábrica. Ocurre a todo el mundo. Lo virtual, aúna a sabiendas de que no lo es tanto, pues se estrechan lazos, en ocasiones, indestructibles, sin embargo hay algo insostenible y se hace preciso descansar, dejar esta ventana abierta al mundo pero cerrada a ese oxígeno que necesitamos tanto los que la frecuentamos. Por eso y porque es así, vamos y venimos, dejamos de escribir y volvemos a hacerlo. Pero sin romper ese cordón umbilical que nos une ya, de por vida.

Y a propósito de cordones. Esta tarde volví en mi bici hasta el Cristo Valderrey y allí, justo al doblar la curva donde se divisa ya la ermita, había un rebaño con su pastor, sentado en el borde del camino. A su lado una oveja con su corderito recién parido. Te hubiera encantado ver la escena. Allí la madre lamiendo al ensangrentado animalito que pugnaba por levantarse y buscar la tetilla. Allí estuve un buen rato embobada, lamentando no haber llevado mi cámara, y hablando con el pastor. Cree que ha sido lo más bonito y relajante que me ha proporcionado el día.

Hasta mañana mi buena miga. Sabes que te quiero.

Ana dijo...

No olvides que la vida es sueño, y los sueños sueños son. Algún día se ira este mal sueño y volveran otros nuevos, llenos de colores y de miles de flores que llenaran tu blog en una sinfonia interminable de risas y alegría. El sol resurgira sin mas, y la fabrica volvera de nuevo a su actividad!
Un abrazo!

javixu dijo...

Sabes una cosa? Que los que soñamos, tenemos la cualidad de renacer de nuestras propias cenizas...
Lo importante es soñar, y quizás algún día vendran trenes cargados de felicidad...
Sueña...

Skunky dijo...

Berrenda....

Sigue tus sueños siempre. Puede que a veces se cumplan y otras no.... Pero, por dios!! Sigue tus sueños..

Te quiero

Guarismo dijo...

Berrendita, querida Ana: entiendo ahora, tras leer "la pasión que nos une", tu silencio en la fábrica de sueños que ahora no sueña. No puedes tener tiempo para todo.

He leído tus entradas allí, cargadas de emoción, devoción y, como siempre, de tu bella escritura. Siempre es un placer leerte.

Vive tu Semana Santa zamorana, Berrendita. Yo me acercaré a la recogida del Nazareno en La Isla (no sé si la has vivido alguna vez, es digna de presenciarla; haré un vídeo y lo publicaré. Si no llueve, claro, que el año pasado se suspendió).

A la vuelta de esta Semana Santa, seguro que tus sueños vuelven y vuelves a llenar tu/nuestra fábrica de esos sueños que añoramos...

Un abrazo,

Miguel

SBTVD dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the SBTVD, I hope you enjoy. The address is http://sbtvd.blogspot.com. A hug.http://sbtvd.blogspot.com/

Ricardo Baticón dijo...

Ánimo, Berrendita... tienes que levantar de nuevo esta fábrica de los sueños!...¿no?

Un abrazo.

estrella de mar dijo...

Ya se acabó la Semana Santa, ya resucitó quien tenía que hacerlo, y ahora toca volver a soñar por tiempos de Pascua.

¡Que ya huele a flores con la primavera!

Vuelve, que aún tenemos que hablar de nuestro vino olvidado.

Guarismo dijo...

Casi mes y medio sin tus sueños, Berrendita, y los obreros de esta tu/nuestra fábrica sin poder soñar. Aunque lo intentemos, cada uno a su manera. Yo sigo publicando sandeces y divertimentos en mi bitácora, que no es la misma sin tus visitas, sin tus comentarios.

Razones tendrá tu ausencia, no cabe duda. Sólo espero que no sean importantes -te deseo lo mejor, ya lo sabes- y que sean pasajeras.

Me uno a los comentarios anteriores. Y te espero, como los demás.

Un fuerte abrazo,

Miguel

Cvlocolorao dijo...

La provincia de Salamora, que limita al norte con la de León, al Sur con la de Cáceres, al este con las de Valladolid y Ávila y al oeste con la de Illinois, espera por mas sueños de la fábrica... claro que la espera será corta cuando los volvamos a leer comiendo rosquillas de aroma atlántico cada atardecer. In Berrendita we trust!

Félix dijo...

Querida Berrendita, repasando viejos comentarios sujetos a la raiz añosa de mi cana, leo uno tuyo:
Deja tu mente en blanco, como blancas son también las canas del alma. Y que fluyan los palabras. O que pintes de blanco también los silencios, tan elocuentes a veces.
Y las últimas palabras se me quedan retumbando...
Silencios, tan elocuentes a veces; Silencios, tan elocuentes a veces;
Silencios, tan elocuentes a veces...

Cordialmente,
Félix

Lucilu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Queue dijo...

¡Ana guapa!
¿Qué tal todo? Seguro que genial. Como ves he entrado en tu blog, aunque algo tarde, pero bueno mejor tarde que nunca, está muy bien, me ha gustado mucho.
Un beso fuerte!

Lola dijo...

Sigo viniendo.
Las calas han florecido hermosas y además, me apetecía contarte que he estado ante el Cristo Dormido, y me acordé de ti.

Manuel dijo...

Felicidades por el día 16. Es pronto aún, pero al atardecer me acercaré a La Caleta para regalarte alguna foto.
Manolo.

galongar dijo...

¡Hola bonita! ¿Cómo llevamos el tema de nuestra visita a vuestra city?

Guarismo dijo...

Ana: ya no sé si nos lees o no... llevas mucho tiempo desaparecida. Como ya dije, tus razones tendrás, y te deseo que sean muy buenas para ti, claro.

¿Has visto las fotos de un atardecer en Cái que te dedica mi primo Manolo? Son preciosas.

Un fuerte abrazo,

Miguel

La Creadora dijo...

Querida Berrendita espero q pronto estes con nosotros, se te echa de menos... y sin tus sueños los nuestros andan perdidos por el rumbo de un desierto sin agua.

Saludos

Ana dijo...

Berrendita, te concedo un premio diamante 2008, a ver si te pasas
por mi blog a recogerlo. Tus escritos tan profundos y llenos de sentimiento se merecen algo así.
Espero que así te animes para echar de nuevo la fabrica a andar, pues estamos escasos de sueños.
Un beso.

M@r@ dijo...

Aun sigo entrando en el blog esperando que un día me des la grata sorpresa de que hayas actualizado tu GRAN blog...

Gracias por mi seguir pasandote por el mio


Saludos Soñadores

caminante dijo...

¿Cuándo volverás?....

Guarismo dijo...

¡Ya se fue! ¿Cuándo volverá...? ¡Psssssssssssssss!, ¡Buuuuuuuuuuum!, ¡Ahhhhhhhhhhhhhh!

(canción explosiva de mi niñez... a propósito de los cohetes).

Te has ido, Berrendita, y tardas en volver. Pero volverás, estoy seguro. Como el cohete que ha estallado, ha soltado su carga y vuelve mansamente a la tierra...

Un brazo,

Miguel

Guarismo dijo...

Un abrazo, claro (el brazo, por ahora, me lo quedo).

Manu dijo...

Entramos, sin hacer ruido, de puntillas, y vemos que sigues sin sueños o quizas sin ganas de soñar, y nos volvemos a salir, pero no es esta la primera vez que lo hago, ni mucho menos.
Me gustó cantar el otro dia algunas canciones folclóricas que siempre son buenas en nuestra tierra...
Seguiremos esperando, a que un dia nos cuentes otro sueño, o simplemente nos cuentes el despertar, seguiremos entrando de puntillas, a hurtadillas, en silencio, como una noche de jueves santo en Viriato, o de fiesta, como un lunes de Pentecostés en la Hiniesta, entre panderetas y dulzainas.
un beso